Trending

“Es nuestro hijo”: Mujer duerme en el cuarto de visita para que su esposo y su perro puedan descansar juntos

La pareja trata a Dennis como su propio hijo: tiene su silla, su cama y hasta tenedores para él solo.

La historia se viralizó

La increíble historia de Dennis, un canino de 4 años de edad que vive con sus dueños y lo tratan como un integrante más de la familia, hasta como un hijo. El can es lo más importante en la vida de sus amos quienes son Sam y Craig Sant.

“Es como un humano. Está bastante mimado pero se porta bien”, aseguró la madre.

Dennis es un bulldog de 4 años de edad

Cada vez es más común tener una mascota dentro de la casa especialmente si es un peludito de cuatro patas, llenan de alegría y felicidad las vidas de sus dueños, desde las razas pequeñas hasta las grandes. Incluso hay personas que los tienen de primer lugar en sus vidas, hasta por encima de sus parejas.

Es el caso de este bulldog de apenas cuatro años que para Sam y Craig es lo más sagrado de sus vidas tanto así que Sam duerme en la habitación de al lado para que su esposo pase una noche tranquila con la mascota en su cama matrimonial.

Para las personas de afuera esto parecerá extraño pero la familia de Inglaterra está acostumbrada a consentir a Dennis. Lo más increíble es que el can tiene su propia silla, plato y tenedores para comer en la mesa con sus dueños como si fuese un bebé.

El perro duerme con Craig solos en una cama matrimonial

“Craig lo ama, definitivamente es el perro de mi esposo. Siempre se ha acostado con Craig todas las noches. Dormimos por separado para que el perro pueda dormir con él. Es encantador” expresó la madre.

Desde que sus hijos decidieron crear sus propias familias el bulldog pasó a ser el consentido de la casa, llenando así el vacío de la pareja. “Todos los niños se han ido, así que ahora es nuestro hijo, mi reemplazo”, afirmó Sam.

El perro ha llenado el lugar en el corazón de sus padres a tal punto de ser el favorito de su casa y el más consentido.

“Dennis siempre se ha sentado a la mesa, empezó cuando era un cachorro y no nos importó. Tiene su propio asiento que saca antes de sentarse. Él come con nosotros si nos sentamos todos juntos, así que una o dos veces al día. Se sienta y espera y mira la comida, pero nunca la tomaría. Terminamos nuestra comida y le damos de comer con un tenedor al final. Es como tener un bebé” dijo su dueña.

Tags

Lo Último